Como utilizar la nube de Microsoft: One drive

Debemos tener mucho cuidado a la hora de decirnos por utilizar, en este caso, el almacenamiento en la nube que nos proporciona Microsoft.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es conocer la capacidad de almacenamiento de que disponemos ya que esto va a condicionar a veces el funcionamiento del equipo.

 

1.- 5GB de almacenamiento gratis.

Esta es la capacidad que ofrece gratis Microsoft para todos los usuarios, es una cantidad              suficiente para guardar documentos, unas cuantas fotos y archivos, pero no para hacer copias de seguridad.

Este espacio lo debemos utilizar para guardar archivos que necesitemos en cualquier momento y en cualquier lugar y no queremos llevar encima en un pendrive o en el ordenador.

2.- 1TB de almacenamiento con tu cuenta Office 365

Este espacio de almacenamiento ya nos permite realizar copias de seguridad del equipo, sobre todo de las carpetas de documentos y las de fotos, con este espacio vamos a tener de sobra para ese tipo de copias y no deberíamos tener problemas con el equipo a la hora de realizar esas copias de seguridad o de sincronizar la mayoría de las carpetas importantes del equipo.
3.-  Planes de almacenamiento

Esta opción es la que debemos utilizar si necesitamos más espacio, al igual que la anterior, es de pago anual y podemos elegir cual es la que mejor nos conviene.

Lo que nunca hay que hacer es sincronizar todas nuestras carpetas en la opción gratuita, en breve vamos a tener problemas ya que el espacio es pequeño y se llenará fácil y rápidamente.

Lo que hay que hacer es seleccionar una carpeta concreta, y sincronizarla, y por supuesto tener en ella esos documentos indispensables y algún archivo que usemos con frecuencia, de esta manera vamos a evitar esas cruces rojas que aparecen en las carpetas y archivos cuando nuestro One drive esta lleno.

 

Como ahorrar tinta al imprimir documentos que no necesitan una buena calidad.

En muchas ocasiones necesitamos imprimir documentos como una receta de cocina, unas instrucciones, unos apuntes, . . . etc, son documentos que se pueden imprimir con menos tinta  de la habitual y que van a servirnos igual y encima nos vamos a ahorrar una importante cantidad de ese liquido “precioso”, y consecuentemente una pasta.Aquí os explico de qué manera lo podéis conseguir, aunque la pantallas no son iguales en todas las impresoras, pero el proceso es muy parecido en todas ellas:

  • En la última pantalla del proceso de impresión en la parte derecha de la impresora que tengáis instalada, aparece un botón: “Propiedades” (en Inglés: Properties”, que es lo mismo). Pulsáis sobre él.
  • En ese momento se abre una nueva pantalla con distintas opciones para imprimir:
  • Aquí debéis buscar alguna opción que nos permita modificar la calidad de impresión, que por defecto suele estar en posición “normal”  y esta opción no es la que vamos buscando, ya que consume más tinta que la que deseamos.
  • En “Calidad impresión” tenemos una flecha desplegable en la parte derecha que debemos pulsar.
  • En el desplegable que se nos abre es donde podremos elegir el tipo de impresión que queremos, es posible que haya más posibilidades de impresión, pero lo habitual es que haya tres y la que siempre traen por defecto las impresoras es la que pone “normal”.
  • Nosotros vamos a escoger “Borrador rápido” (en otras impresoras puede poner otra cosa pero con toda seguridad vamos a saber elegir la opción más económica). Hecho esto le damos a “aceptar” y al “OK” de todas las pantallas y comenzaremos a imprimir con una calidad inferior, pero con la certeza de que el resultado nos va a servir 

Ventanas emergentes avisando de numerosos virus.

Si navegando por Internet te sale una ventana avisando que tu ordenador tiene cientos de virus y troyanos y que con ese programa vas a eliminar esos aparentes virus: es una gran mentira y un peligro de infección inmediata si haces caso a las indicaciones que te ofrecen.

Lo que hay que hacer es cerrar esa ventana desde la X de la esquina superior derecha, y ni se os ocurra pinchar en “Aceptar” o en “Cancelar”, si lo haces es posible que se te instale en tu ordenador un programa malicioso que, en muchas ocasiones, te obligará a formatear el mismo.

Otra forma muy eficaz de cerrar ventanas es usando la combinación de teclas “Alt + F4” y de esa forma se cierran esas ventanas activas.

Si lo anterior no funciona, y no hay manera de que dándole a la X esa ventana se cierre, una solución radical: reinicia el equipo desde el botón de inicio en la esquina inferior izquierda de la barra de tareas.

Nombres de archivos muy largos . . . algo que hay que evitar.

Uno de los problemas que nos podemos encontrar con cierta facilidad cuando copiamos, movemos o eliminamos un archivo determinado es que, o bien, la ruta del archivo es muy larga, o el nombre del archivo tiene una longitud excesiva.
Windows tiene esa vieja limitación de 254 caracteres, con lo que si te pasas tres pueblos con la descripción de las carpetas, subcarpetas y los archivos, llega un momento en que empiezas a tener problemas.

Tenéis que tener en cuenta que los caracteres empiezan a contar desde la raíz del disco o sea: “c:/” ese sería el punto cero a partir del cual se empieza a contar, si tenemos en cuenta que casi todos guardamos los archivos en la carpeta “Documentos”, hay que empezar a descontar caracteres, por ejemplo: “C:/Usuarios/Francisco/documentos/Gastos familiares.xlsx” . . . .  en este documento ya hemos consumido casi 50 caracteres.

El sentido del equilibrio con equipos que son antiguos.

El sentido del equilibrio nos sirve para que las cosas funcionen correctamente es muy necesario que exista, cuando este se rompe no es buena cosa, empiezan a aparecer los problemas y esto, además, nos produce cierta frustración. Esto se puede aplicar a cualquier aspecto de la vida, y la informática está presente en muchos momentos de ella.

El sentido del equilibrio en la informática, es no pretender que un equipo de hace 10 años o más funcione como uno de ahora, esto no tiene sentido, y sin embargo pasa con demasiada frecuencia.

Cada equipo puede funcionar bien con los programas adecuados a la potencia del mismo; no puede ser que un equipo de hace 10 años o más tenga las últimas novedades en software, porque eso es una barbaridad, (eso suponiendo que hayamos podido instalarlo), y no se puede pretender que encima vaya rápido.

Cada equipo debe tener el software adecuado a la potencia del mismo si queremos que funcione con una cierta alegría, y aun así, en equipos con muchos años vamos a tener problemas, ya que aunque el software sea el adecuado, si queremos navegar por Internet, esta navegación será más lenta, por ejemplo.

Hace unos años, Internet se componía de mucho texto, algunas imágenes, y algún que otro gift animado, pero Internet va evolucionando, y eso ha dado paso a distintos lenguajes de programación, aplicaciones, plugins, y demás elementos que se hacen necesarios para poder ver las páginas de ahora, esto cambia, y no se puede hacer nada por evitarlo y toda esta información la gestiona el microprocesador, y necesita de cierta potencia para poderla “traducir” en lo que ves por la pantalla, si el equipo es muy viejo, evidentemente este proceso se hace más lentamente, y cada día más ya que la complejidad de las páginas es cada vez mayor y si el equipo no cambia esto lo iremos notando de forma más evidente.

Quiero decir con esto que si tenemos un equipo viejo, vamos a ser sensatos, no le pidamos más de lo que puede dar, y si no nos queda más remedio que seguir usándolo, porque la economía no nos permite cambiarlo, hay que ver la forma de tener instalados solo los programas que necesitemos y los que hagan que el equipo no se ralentice. 

Ya sabéis que podéis contar con nosotros a través de nuestro facebook o a través de nuestro enlace de contacto para que nos hagáis la consulta que necesitéis sobre cualquier problema que tengáis.

Correo electrónico: mejor Gmail

Yo siempre recomiendo evitar usar como correo principal aquel que nos ofrecen las operadoras de telefonía; la razón es bien sencilla, cuando abandonas esa compañía es más que probable que pierdas ese correo.

Por eso es bastante mejor utilizar el correo, tipo, YahooHotmail (Outlook, Live, MSN)Gmail,  ya que son cuentas que no dependen del proveedor de servicios que tengas y son siempre accesibles allá donde vayas.

Personalmente recomiendo la de Gmail, yo la uso para temas personales desde hace varios años, y nunca he tenido problemas de ningún tipo, además de su gran capacidad de almacenamiento de mensajes (ya van por 17 Gigas), son todos los extras a los que tienes acceso: Hoja de calculo y procesador de textos online, por poner un pequeño ejemplo.

Más de 17 GB de almacenamiento, menos spam y acceso desde el móvil o una tablet. Gmail es una herramienta de correo electrónico, intuitiva, eficaz y útil. Quizá incluso hasta divertida.

Como borrar definitivamente una cuenta en Facebook.

Cuando quieres dar de baja una cuenta en Facebook, lo que ocurre es que en realidad no la das de baja, simplemente la desactivas, con la posibilidad de que si te arrepientes la puedes volver a activar.

Mientras tanto tu cuenta sigue ahí y la gente te puede ver, mandar mensajes y publicar cosas en tu muro, y resulta que nunca los verás porque tu intención era dar de baja esa cuenta. Pero ¿y si quieres desaparecer definitivamente de esta red social?.

Para desactivar definitivamente una cuenta en Facebook tienes que pinchar en el siguiente enlace:

https://ssl.facebook.com/help/contact.php?show_form=delete_account

Rellenas un pequeño formulario y al terminar te indicará que en 14 días la cuenta quedará borrada definitivamente a todos los efectos.

Cinco ideas que te ayudarán si tu equipo “parece” averiado.

A veces ocurre que sin ningún motivo cuando vas a encender el ordenador, este no responde como es habitual, o se enciende y no aparece nada en la pantalla, o peor aun, no se enciende, aquí tenemos alguna posible solución a estos problemas inesperados.

1.- Cuando veas que el ordenador no funciona y se queda bloqueado, no desesperes haciéndole mil cosas: muchas veces simplemente con apagar el ordenador, desenchufarlo de la toma de corriente y esperar diez o quince minutos es suficiente para, SORPRENDENTEMENTE, reparar una aparente “avería”.2.- Si el equipo está encendido y se ha bloqueado: nunca, y esto es muy importante, nunca desconectar el cable de corriente, ni apagar el ordenador con el interruptor de la base de enchufes o desde el que está situado en la parte trasera del equipo.
Si mantienes pulsado el botón de encendido durante 5 o 6 segundos el ordenador se apaga sin que se lleguen a producir grandes daños en el mismo.

3.- Si un programa funciona bien y cumple con todo lo que necesitas, no tiene sentido cambiar a una versión superior ya que en muchas ocasiones, significa un nuevo aprendizaje, utilizará más recursos del ordenador, con la consiguiente ralentización del mismo, y lo que es peor, no suelen aportar nada significativamente mejor al que tenías.

4.- Si te has comprado un programa original (antivirus, Office, edición de vídeo, juegos), no le pases el número de serie a nadie (ni a  amigos, ni familiares), ya que lo que compras, por lo general, es una sola  licencia y en cualquier actualización del mismo lo vas a convertir en pirata, comprueba el número de licencias en los antivirus ya que a veces puedes instalarlo en tres ordenadores, y si es así te saldrá más barato.

5.- Sentido común, como todo en esta vida, si tienes cuidado con las páginas que visitas estarás más protegido. Muchos sitios de Internet de dudosa procedencia y con determinados contenidos son simplemente un coladero para el malware.

La batería de los ordenadores portátiles.

Hay una creencia curiosa acerca de quitar la batería de los ordenadores portátiles, porque así duran más y eso lleva a mucha gente a hacerlo poniendo en peligro algo más importante (aunque quizá más barato) que la propia batería: el disco duro y su contenido.

Una batería dura lo que dura, y por lo general suele ser dos o tres años funcionando perfectamente y esta duración está sometida al ciclo de cargas completas realizadas, pero hay que tener muy en cuenta que una vez la carga llegue al 100 %, esta se para y simplemente el equipo monitoriza el estado de carga de la batería.

La razón más importante por lo que comento en el primer párrafo es la seguridad del equipo, cuando quitas la batería, dejas a tu ordenador expuesto a que cualquier subida o corte de corriente repentinos, estropee el sistema operativo, acabe con tus datos en el disco duro, o incluso averíe la placa base del mismo (esta es una avería especialmente cara), y si estas trabajando en algo y no lo has guardado: lo pierdes todo.

Sin embargo si nuestra batería siempre está puesta, prevenimos este tipo de incidencias; si se va la luz, entra en función la batería y podremos seguir trabajando, de esta manera difícilmente se estropearán otros componentes de nuestro equipo entre ellos el disco duro, que es el que más disgustos genera.

Por eso yo siempre recomiendo no quitar nunca la batería del equipo.

Los discos duros externos.

Mantenemos una teoría un tanto particular sobre estos dispositivos, pero sin embargo, bastante acertada: siempre se acaban cayendo. Por eso hay que tener un cuidado extremo cuando los utilizamos (tenemos fundas que van perfectas para los discos externos).

El problema no es el dispositivo en sí, es el contenido, las fotos, los trabajos y documentos que tengamos en él, a veces después de una caída, el contenido es inaccesible mediante medios convencionales: otro ordenador o desde la tele.

Yo siempre recomiendo que las copias de seguridad de las fotos se hagan no solo en esos dispositivos, si no también en CD’s o DVD’s, y aunque estén duplicadas o, incluso, triplicadas esas copias, yo creo que merece la pena. no os podéis imaginar cuantos disgustos os vais a ahorrar si hacéis esto.

Las vacaciones son para disfrutar, no para dar pistas.

En verano mucha gente se va de vacaciones y realiza desplazamientos a distintos sitios en donde pasar unos días de descanso. Muchos somos usuarios de las redes sociales y en ellas ponemos fotos, comentarios, vídeos y un montón de cosas que compartimos con nuestros amigos.

Pero no hay que olvidarse de algo muy importante, y es que todo eso que de alguna manera ponemos a la vista de nuestros amigos, también puede ser, en algún momento visto por otras personas que simplemente están al acecho de alguna información que les sirva para cometer alguna fechoría.

Es muy importante tener esto en cuenta: bajo ningún concepto digáis cuando os vais de vacaciones ni  donde estáis, ni nada parecido que pueda dar una pista de vuestra ausencia de casa; luego a la vuelta, si queréis contáis lo bien que lo habéis pasado y ponéis las fotos que os de la gana, pero descartad una información previa de vuestros planes.

Y si por algún motivo tenéis que hacerlo, utilizad los mensajes privados,  ya que esos no son públicos y no los lee nadie más que la persona con la que te comunicas.

Las fotos y las copias de seguridad de las mismas

Constantemente vemos que se pierden fotos por dejadez, por que nos hacemos los vagos para hacer una copia de las fotos de los últimos acontecimientos que hemos tenido (fiestas familiares, con los amigos, vacaciones, etc. . .), y a veces ocurre, que un día nos pilla el toro y se nos estropea el disco duro y de lo primero que nos acordamos es de esas fotos que no hemos grabado en ninguna parte, y vienen los sudores.

Si vemos que hay problemas con el disco duro o el dispositivo donde tengamos las fotos, lo primero que hay que hacer para tener una posibilidad de recuperar ese contenido es  . . . . nada, no tocar el equipo para nada, ni encenderlo ni intentar recuperar el disco con programas que hacen “milagros” y que con desazón vemos finalmente que después de 5 horas o más no hemos conseguido nada de lo que esperábamos y lo que es peor, lo mismo hemos complicado aun más la recuperación.

Por eso lo mejor es no hacer nada, apagar el equipo y llevarlo a una tienda de informática, y allí nos dirán en que condiciones está el dispositivo y si se pueden recuperar esas fotos con un coste razonable o, si es un disco duro, tiene que ir a un laboratorio especializado para recuperar esas imágenes.

Y cuando hablo de realizar una copia, digo que hay que hacer una copia, no un trasvase de fotos de un disco (el del PC) a uno externo, a pendrives o CD’s o DVD’s, de tal manera que al final lo que debemos tener son DOS copias en sitios distintos, es lo mínimo que hay que hacer para tener aseguradas, de alguna manera esas fotos. Repito, tienen que estar en dos sitios, uno donde estén las que podríamos llamar “originales” y un segundo que es donde estarían las “copias”.

Os aseguro que cuesta poco perder un rato en hacer esto y nos evitaríamos grandes disgustos.


Llamar

E-mail

Cómo llegar